-6€x70€ o -12€x130€ en toda la Web*
  1. Arenal
  2. Protectores solares

protección solar al mejor precio

El verano es una de las épocas en las que más debemos protegernos del sol y, aunque en realidad es imprescindible que protejamos nuestra piel durante todo el año, debemos llevar especial cuidado durante los meses más calurosos. Los protectores y cremas solares son una herramienta clave que debemos utilizar como principal aliado a la hora de proteger nuestra piel. 

¿Por qué debemos protegernos del sol? 

La radiación solar puede llegar a ser sumamente dañina si descuidamos nuestra piel. Los rayos solares que llegan a la superficie terrestre llegan en distintas formas. Por un lado, tenemos los rayos UV, que se dividen en los rayos UVA y los rayos UVB. Mientras que los rayos UVA provocan un bronceado inmediato, también contribuyen a generar los llamados radicales libres y pueden desencadenar cánceres de piel, fotoenvejecimiento y oxidación celular. Los rayos UVB, por otro lado, pueden generar quemaduras solares e igualmente cánceres de piel. De los rayos solares que llegan a la superficie terrestre, también encontramos los rayos infrarrojos, que son los responsables de las insolaciones, los golpes de calor y la luz visible que recibimos del sol. Si no queremos que nuestra piel termine dañada, es sumamente importante tomar protección ante la radiación solar. 

Existen varias formas de protegerse del calor y de proteger la piel específicamente. Los consejos básicos son beber agua, mantenerse hidratado y protegido del calor, evitando toda exposición solar, ¡busca la sombra! Pero es cierto que en verano, más que nunca, a veces es inevitable mantenerse expuesto, por eso debemos mantener siempre la máxima atención y cuidado a las señales de nuestro cuerpo. 

¿Puede usar todo el mundo el mismo protector solar? 

Ante la exposición solar, se recurre a la mejor herramienta para hacerle frente: las cremas solares. Existen varios tipos que actúan como protector solar, pero no todo el mundo puede usar el mismo. En ello influyen diversos factores como el tipo de piel, la condición cutánea, etc.  

A continuación, te damos algunas claves para que encuentres los mejores protectores solares al mejor precio para ti, aquí en Arenal. 

Tipos de protectores solares

Como se ha mencionado, no todo el mundo puede usar los mismos protectores solares, ya que hay que tener en cuenta el tipo de piel y lo que estamos buscando, así como el estado de nuestra dermis. Existen distintos tipos de protectores y cremas solares entre los que puedes escoger: 
  • El protector solar facial o fotoprotector 
  • El protector corporal 
  • El protector corporal infantil 
  • El protector solar para zonas sensibles
Por otro lado, para quienes prefieran broncearse ligeramente a la vez que se protegen del sol, existen alternativas como: 
  • Los bronceadores 
  • Los autobronceadores 
Finalmente, debemos tener en cuenta que existen diferentes niveles de protección, es ideal y lo más recomendable que el protector solar que escojamos tenga un Factor de Protección Solar (indicado con la etiqueta SPF) lo mayor posible. Si puede ser un SPF de 50, ¡mejor! Es la forma de asegurarte una buena protección. Ahora bien, ¿me estoy protegiendo correctamente? 

¿Cómo utilizar el protector solar? 

Ya sea facial o corporal, en formato de crema o spray, lo importante es aplicarlo generosamente sobre la piel (en el rostro, lo equivante a dos dedos de protector) y extenderlo mediante un suave masaje y de manera uniforme hasta que se absorba totalmente. Algunos de los errores más comunes que debemos evitar con respecto al uso del protector solar son: 
  • Usar el protector solar del año anterior: Debemos prestar atención en la fecha indicada en el recipiente ya que, una vez caducado (normalmente a los doce meses), el protector solar habrá perdido sus propiedades y eficacia. 
  • No aplicar el protector debajo del bañador: Dependiendo del tipo de ropa que llevemos, los rayos solares pueden llevar a traspasar los tejidos, por lo que es muy recomendable aplicarse crema protectora en todo el cuerpo. 
  • Dejar zonas del cuerpo sin protección: Es muy común olvidarse zonas del cuerpo como las orejas, la nuca, las axilas, los empeines... por eso es muy importante que prestemos mucha atención sobre todas estas zonas y no dejarnos ninguna sin protección. 
Teniendo en cuenta todo lo anterior, también es importante recordar que debemos repetir la aplicación del producto varias veces a lo largo del día, sobre todo cuando la exposición al sol se alarga durante toda la jornada.

Diferencia entre protector solar, bronceador solar, aftersun y autobronceador 

El protector facial o fotoprotector es un tipo de crema solar indicada solamente para la zona facial del cuerpo. La piel de la cara es la más expuesta y no es igual que la del resto del cuerpo, por ello es importante usar un buen protector facial. Según el tipo de piel, y esto es aplicable a cualquiera de los tipos de protectores y cremas solares, deberemos escoger un libre de aceites para pieles grasas y mixtas, por ejemplo, o alguno apto para pieles sensibles. Por otro lado, están los protectores corporales, esto sí indicados para el resto del cuerpo. 

Para los más pequeños, tenemos los protectores corporales infantiles. La piel de los niños es mucho más delicada que la de los adultos, ¡por eso es tan importante protegerla ante todo! ¿Cuántas veces no hemos visto a las madres en la playa concentradas mientras les ponen una crema solar a su hijo? Asimismo, los protectores solares para zonas sensibles son aquellos recomendados para determinadas áreas del cuerpo que puedan ser más vulnerables. Personas con determinadas condiciones cutáneas podrían necesitar este tipo de protectores. 

Y se habla mucho sobre la protección de la piel durante la exposición solar, pero ¿qué ocurre después? El aftersun, de su traducción en inglés literal «después del sol», es una crema protectora que alivia la piel después de haber estado expuesta a la protección solar. Es algo que a menudo pasa por alto, pero es igual de importante, pues tiene un efecto calmante y revitalizador sobre la piel. 

¿Y qué pasa con los bronceadores? La diferencia principal entre un protector o crema solar y un bronceador es que los primeros únicamente hacen de barrera para proteger la piel de los rayos, mientras que los bronceadores aceleran y aumentan la producción de melanina en la piel, un pigmento encargado de darle color. Los autobronceadores, sin embargo, se encargan de dar un bronceado artificial a la piel mediante el tinte que contienen, producido por una reacción química para lograr esta coloración. Todos ellos deben tener un SPF adecuado, pero los bronceadores y autobronceadores suelen tener un SPF bajo para facilitar la coloración de la piel. 

Ahora que ya sabes todas las claves necesarias para proteger tu piel adecuadamente, recuerda ir poniéndote el protector solar cada dos horas y, si usas un bronceador o autobronceador, ¡recuerda no pasarte de tiempo! El bronceado está genial, pero se debe seguir protegiendo la piel. Escoge el mejor protector que se adapte a ti, protégete del sol, ¡y disfruta del verano!