Cómo usar la piedra pómez correctamente

¿Qué es la piedra pómez?

La piedra pómez es una roca de origen volcánico que se caracteriza por ser muy liviana y de textura porosa. Esto se debe a que se forma por el enfriamiento rápido de magma de gran viscosidad que retiene por igual masa, vapor y gases. Suelen ser de color blanquecino o grisáceo, pero también pueden tener tonalidades rojizas o negras dependiendo de los materiales y minerales que las componen. Su forma puede variar, pero generalmente son alargadas y con múltiples ángulos. Es una piedra de dureza media resistente al agua y al fuego que tiene un bajo poder abrasivo, por lo que se ha popularizado para su uso cosmético y de aseo personal. Descubre cómo usar la piedra pómez para realizar tratamientos de manera correcta.

Cómo usar la piedra pómez correctamente

Para empezar y antes de cualquier uso, debes asegurarte de que tanto la piedra pómez como la parte del cuerpo donde vayas a aplicarla estén perfectamente limpias. Es recomendable limpiarla con agua y jabón para eliminar las bacterias después de su utilización y, cada cierto tiempo, hervirla durante 5 minutos para eliminar los microorganismos que pudiera contener. Por razones de higiene es preferible que no se comparta la misma piedra pómez entre diferentes personas.

Entre los usos cosméticos que pueden darse a la piedra pómez debido a sus características específicas, los más comunes y que más beneficios aportan a nuestra piel son:

Realizar pedicuras y manicuras naturales

A la hora de saber cómo usar la piedra pómez, es fundamental su uso para una buena pedicura, dado que es ideal para eliminar las durezas y los callos. Su forma nos permite además tratar de manera correcta y efectiva todas las superficies de los pies. Conviene remojar los pies con agua tibia y jabón para reblandecer la superficie de la piel antes de su uso. A continuación aplicar con movimientos circulares firmes pero suaves sobre toda la superficie del píe y especialmente sobre las zonas con mayores durezas. Hay que evitar incidir en exceso para no dañar la piel. Los expertos aconsejan usar la piedra pómez unas tres veces por semana en pieles sanas y proceder a hidratar tus pies tras su aplicación con una buena crema hidratante. ¡Esto los dejará extremadamente suaves!

Un tratamiento similar puede aplicarse sobre las callosidades y durezas de las manos, sobre todo de aquellas personas con un trabajo físico exigente. Gracias a ello es posible lucir unas manos suaves y delicadas en muy poco tiempo.

Exfoliante de la piel

La piedra pómez puede utilizarse como exfoliante natural de otras zonas del cuerpo debido a sus propiedades abrasivas naturales. Por medio de un tratamiento de frotación sencillo, se logra suavizar las asperezas de la piel y es ideal para ayudar con las manchas, la piel muerta o descamada y las callosidades sin producir ningún daño. Debes tener en cuenta el tipo de piel sobre el que vas a aplicar este tratamiento, puesto que para las pieles muy secas el uso directo puede causar irritación o mayor sequedad. Suele recomendarse en todos los tipos de piel el uso de la piedra pómez húmeda o junto a aceites esenciales naturales.

Depilación y eliminación del vello corporal

Otro de los principales tips para saber cómo usar una piedra pómez, es que puede usarse para eliminar el vello de diferentes zonas corporales de forma muy sencilla, natural y sin dolores. Una práctica que ya era conocida por las antiguas egipcias. Se recomienda tener la piel ligeramente humedecida con agua y jabón durante todo el proceso y aplicar movimientos giratorios envolventes para eliminar toda la vellosidad. Una solución efectiva es utilizar la piedra pómez mientras nos duchamos o en la bañera. Para las pieles muy secas es necesaria una precaución especial que evite producir una mayor sequedad.

Blanquear las zonas oscuras de la piel

En determinados casos que no requieran de atención profesional por no tratarse de un problema dermatológico, la piedra pómez puede ayudar a eliminar la piel pigmentada y las manchas que suelen aparecer en zonas como las axilas o los codos debido a la abrasión por el uso de cuchillas u otros productos químicos. El uso de un poco de aceite de oliva puede contribuir a mejorar el efecto y a la regeneración de la dermis.

Cómo cuidar tus pies en casa

rutina de pies completa

Otros usos

Además de los usos cosméticos, la piedra pómez tiene también otras muchas aplicaciones. Los romanos la utilizaban como elemento central del hormigón de sus construcciones. Puede usarse para eliminar las bolitas de la ropa, limpiar los inodoros o retirar el pelo de las mascotas. Asimismo es esencial para algunos tratamientos de cuidado dental realizados por profesionales. Pero, sin lugar a dudas, el uso para el cuidado de la piel sigue siendo el más apreciado y extendido. En solo unos pocos minutos tendrás una piel renovada, suave y libre de asperezas y callosidades. ¿Cuántos de estos usos no conocías? Corre a probarlos.

Ahora que ya sabes las distintas propiedades y cómo usar la piedra pómez, es hora de ponerlo en práctica y beneficiarte de este producto.

Deja un comentario