Cloud skin: consejos para replicar el maquillaje tendencia

La última novedad que nos traen las redes sociales es la cloud skin, ¿te suena este término? Este tipo de maquillaje se ha popularizado en las redes y no nos extraña. Los resultados son increíbles y no nos pueden gustar más. ¿Te interesa conocer las claves al respecto? ¡Fantástico! En este artículo, compartimos contigo todo lo que debes saber sobre la tendencia del momento.

¿Qué significa cloud skin?

Literalmente, este término significa ‘piel de nube’, lo que es muy acertado teniendo en cuenta el aspecto que otorga. Aunque parezca imposible, este maquillaje está a caballo entre lo mate y lo brillante. El resultado es una piel radiante a la vez que aterciopelada.

La clave está en conseguir una luminosidad natural, que venga desde dentro, una luz difusa que envuelva todo el rostro en un acabado etéreo. A diferencia de las tendencias en maquillaje actuales, que buscan jugosidad y mucho glow, en este caso se juega con la sutileza y la moderación para lograr el efecto deseado.

¿A que suena bien? Eso no es todo. Entre sus ventajas, encontramos las siguientes:

  • Es ideal para personas con piel grasa o mixta. El efecto nube ayuda a disimular los brillos indeseables y a resaltar los que mejor quedan.
  • Si no tienes las facciones muy marcadas, es una tendencia que te favorecerá, pues resaltará tu belleza natural.
  • Te quita años de encima. La mezcla entre acabado mate y luminoso sirve para atenuar los signos de la edad y proporciona un efecto rejuvenecedor al instante.
  • No necesitas demasiados productos para obtener la cloud skin con maquillaje. Se trata de una técnica muy sencilla que no te robará demasiado tiempo.

Consigue el efecto piel de nube en casa

¿Estás lista para replicar esta tendencia? Si lo tuyo no son los brillos excesivos ni la apariencia acartonada que da el maquillaje demasiado mate, esta es tu salvación para lucir estupenda en el día a día. Presta mucha atención porque aquí te contamos todos los pasos a seguir para obtener este efecto. Créenos, ¡es muy fácil presumir de piel de nube!

1. Sérum retexturizante

Es fundamental preparar adecuadamente la piel del rostro antes de aplicar el resto del maquillaje. Teniendo un buen lienzo sobre el que trabajar, el resto del proceso será mucho más sencillo.

En este sentido, un sérum retexturizante contribuye a mejorar la textura y luminosidad de la cara. Aplícalo tras tu rutina de limpieza facial. Otra opción es usar algún tipo de aceite, el cual potenciará la luz a la vez que suavizará las líneas de expresión y garantizará un mejor difuminado.

2. Bálsamo hidratante

Dominic Skinner, el maquillador de Mac Cosmetics que inició toda esta revolución de la piel de nube, emplea siempre una crema hidratante antes de la prebase. Lo que consigue con este paso es aportar un extra de suavidad, flexibilidad y brillo al tiempo que previene las irritaciones cutáneas.

3. Prebase

Un primer te ayudará no solo a que el maquillaje dure más tiempo, sino también a controlar la grasa, los brillos, la textura y, sobre todo, a minimizar el aspecto de los poros. Se trata de un paso imprescindible para que tu piel luzca perfecta y que el resto de productos se acople mucho mejor.

4. Base antibrillos

Llega el momento de elegir la base de maquillaje. Lo ideal es disponer de un producto que brinde un acabado mate y que contribuya a regular el exceso de grasa. Mejor si es de cobertura modulable, porque te permitirá jugar con la aplicación en función de cuáles sean tus necesidades. El truco es que, a la hora de aplicarla, la mezcles con el iluminador para conseguir esa luminosidad que buscamos.

Aplícala con suaves toques en las zonas más relevantes de la cara. Es decir, sobre la frente, la nariz, la barbilla y las mejillas. A partir de ahí, puedes ir trabajándola con la ayuda de los dedos o una esponja. De este modo, incidirás en los lugares que más cobertura precisan sin utilizar demasiado producto.

5. Corrector líquido

Usa un corrector líquido un tono más claro que el de tu piel para retocar la zona de las ojeras y las pequeñas imperfecciones del resto del rostro. Basta con aplicar una gotita para lograr el efecto deseado. Recuerda, ¡menos es más!

6. Polvos translúcidos

Son los más apropiados para matificar sin dañar la luminosidad del rostro. Gracias a ellos, tendremos el acabado aterciopelado y radiante con el que soñamos. Serán tus mayores aliados para corregir el exceso de grasa siempre que lo requieras.

Así de sencillo es tener una piel de nube. Ahora que ya conoces todos los secretos para lograr el efecto cloud skin, tan solo debes ponerlos en práctica. Es una estupenda técnica para conseguir una piel impecable y una apariencia rejuvenecida en solo 6 pasos. ¿Qué más se puede pedir?

Deja un comentario